Blogia

DIOSCOCOBUFA

THE FOLLOWING: MEJOR NO SEGUIRLA.

THE FOLLOWING: MEJOR NO SEGUIRLA.

Hace unos meses tuve noticias sobre la existencia de esta serie y sus ingredientes me llamaron la atención: un psicokiller obsesionado con la obra de Edgar Allan Poe, un exagente del FBI lleno de conflictos, una huida, una persecución, un actor llegado de la gran pantalla y con renombre,... Bueno, en principio no pintaba mal la cosa. De hecho en cuanto pude me vi el primer capítulo y debo decir que sin ser una obra maestra me pareció digno y, cuando menos entretenido.

Al poco tiempo coincidí con un amigo al que respeto bastante respecto a sus gustos como seriéfilo y que me preguntó que qué estaba viendo últimamente y le comenté que me había visto el piloto de The Following. "¡Buf! Sólo he visto uno más que tú pero me ha parecido muy flojilla. Esa serie apesta", fueron sus palabras. Me dejó un poco perplejo porque como os digo ese primer capítulo no es que me hubiese disgustado. ¡Craso error el mío! Mi amigo tiene buen olfato.

Rápidamente pude comprobar que lo que en el piloto me pareció entretenido al poco se había convertido en monótono, lo interesante que me había parecido inicialmente la historia en pocos capítulos se fue tornando en absolutamente insustancial. Una auténtica lástima, pero eso es lo que me fue pasando con el paso de los capítulos de The Following. Los guiones comenzaron a ser terriblemente previsibles, el retrato del psicokiller, algo que podría ser de lo más jugoso, derivó en una zafia y penosa caricatura de un asesino de pacotilla y, lo peor, la figura del agente del FBI atormentado interpretado por Kevin Bacon, un actor al que admiro, es sencillamente patética, dado que, más que empatizar con su supuesto sufrimiento por esa especie de tortura psicológica a la que se supone que le somete el villano, acaba provocando más risa que otra cosa. La verdad es que es un tanto sonrojante ver a un actor de semejante talla poniendo esos morritos y esos ojillos de actor de teatro de colegio de primaria. Y hablando de malas interpretaciones no nos podemos olvidar de las que realizan los abundantísimos secundarios de la serie: un horror detrás de otro.

Todo lo que va a suceder en The Following se ve venir a cientos de leguas, su argumento es endeble a más no poder y todo ello no hace más que provocar el aburrimiento supino en el espectador, cosa que no puede ser peor en una serie cuyo propósito es el puro entretenimiento a través de la intriga, la tensión y la acción (la mayoría de las escenas de acción casi me recuerdan a las pelis de Terence Hill y Bud Spencer, sólo que aquellas me hacían reir y estas..., bueno estas también pero de lo malas que son).

Mención aparte merece el tratamiento chusco y superficial que recibe y con que se usa el supuesto marco "intelectual" en el que se inspira el asesino para cometer sus terribles crímenes. ¡Pobre Edgar Allan Poe! Si levantase la cabeza la volvería a hundir lo antes posible para no seguir viendo como una obra tan elevada como la suya la han acabado convirtiendo en algo tan tontorrón y simplón como han hecho los guionistas de esta serie.

En definitiva, que si alguno de vosotros estáis interesados en seguir la nueva serie que estos días estrena en abierto La Sexta mi consejo es que no perdáis el tiempo con ella. Yo ya lo hice y con que uno lo haya hecho creo que es más que suficiente.

Por cierto, si por el contrario os apetece ver algo interesante en formato de serie relacionado con el mundo de los asesinos en serie os diría que le echaseis un vistazo a Hannibal  que es diametralmente opuesta a The Following, pero de ella ya os hablaré otro día.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

WOODKID: El artista audiovisual definitivo.

WOODKID: El artista audiovisual definitivo.

Hace apenas unos días supe a quien pertenecía una canción que había descubierto meses atrás y que me estaba volviendo loco. La canción se titulaba "Run Boy Run", uno de los mejores temas musicales que he oido en mucho tiempo, y el artista en cuestión resultó ser Woodkid.

Woodkid es el proyecto musical del francés Yoann Lemoine, fotógrafo y director de vídeos musicales y comerciales, que este pasado 18 de marzo acaba de publicar su primer disco, The Golden Age. El disco en cuestión es más que aceptable y en su interior se esconden un puñado de grandes canciones. A Lemoine le encanta mezclar grandes orquestaciones con sonidos tribales y melodías pop y rock y de ahí extrae excelentes resultados en ocasiones (es el caso de la ya citada y magnífica "Run Boy Run" y de las exquisitas "Iron", "I Love You" o "Conquest Of Spaces") aunque también es justo decir que el autor, probablemente por su condición de novato, ha pecado de  demasiado ambicioso y en otros casos el disco deambula sin demasiado sentido, llegando por momentos a hacerse un poco tedioso. Todo lo cual no quita para que como hemos dicho, el disco en su conjunto sea más que aprovechable.

Pero lo que sin duda es la joya de la corona del universo Woodkid son sus videoclips que obviamente él mismo dirige. Sus canciones crecen, qué digo, se hacen enormes, majestuosas por momentos cuando Yoann Lemoine las combina con su espectacular cosmos visual: imágenes en un perfecto blanco y negro cargadas de fuerza, con una estética épica bellísima que nos transmiten emociones a flor de piel y que refuerzan las ya de por sí apasionantes melodías de los temas. Sumergirse en el arte audiovisual de Woodkid es toda una experiencia sobrecogedora que ninguno debería perderse.

Como referentes, Lemoine reconoce seguir los pasos de Wim Wenders, Michel Gondry o Gus Van Sant, algo que tras visionar sus vídeos parece más que cierto. Como anécdotas señalaré que Woodkid firmó el videoclip "Born To Die" de Lana Del Rey y que su canción "Iron" sirvió como banda sonora al trailer del juego   Assassin´s Creed: Revelations.

En suma, que recomiendo fervientemente el sumergirse en el fabuloso y conmovedor mundo audiovisual de Woodkid. Para facilitároslo aquí os dejo tres de sus mejores videoclips.

"Run Boy Run"

Para verlo a pantalla completa pincha en este enlace: http://www.youtube.com/watch?v=lmc21V-zBq0&feature=player_embedded

"Iron"

Para verlo a pantalla completa pincha en este enlace:

http://www.youtube.com/watch?v=vSkb0kDacjs

"I Love You"

Para verlo a pantalla completa pincha en este enlace:

http://www.youtube.com/watch?v=KQu8FOjJXdI

Espero que los hayáis disfrutado.

LA HUMANIDAD - LA HISTORIA DE TODOS NOSOTROS

LA HUMANIDAD - LA HISTORIA DE TODOS NOSOTROS

LA HUMANIDAD - LA HISTORIA DE TODOS NOSOTROS

Acabo de ver el primer capítulo de esta serie documental que pretende ser un reflejo de todos los grandes hitos de nuestra especie. Pertenece al Canal Historia y está hecha con todos los medios posibles al alcance de un canal de televisión: excelentes recreaciones históricas, buenos actores, magníficos efectos visuales, una narración sobresaliente, ...

En definitiva, que me ha parecido sumamente interesante. Muy recomendable para los amantes de la Historia y para todos los que queramos saber cómo hemos llegado hasta aquí.

Django Desencadenado: Tarantino nunca falla.

Django Desencadenado: Tarantino nunca falla.

Recién llegado de la sala de cine y puedo decir que entusiasmado.

¡Qué maravilla que un director nunca te decepcione! Y es que el amigo Quentin, una vez más, ha vuelto a hacer una gran película. Y van unas cuantas. A decir verdad, creo que puedo afirmar que Tatantino nunca me ha fallado, incluso sus películas "menores" (digamos "Death Proof") me han gustado. Sinceramente, creo que de pocos directores, por no decir ninguno, puedo afirmar eso.

"Django Desencadenado"  es una peli enorme porque Tarantino coge un género como el western, tan injustamente desprestigiado por muchos, y lo convierte en un festival, en un estupendo pastiche de muchas cosas y todas buenas: homenajes a grandes directores como Leone o el propio Ford, diálogos a los que el adjetivo brillante se les queda corto, selección musical espectacular (esto es marca de la casa pero no por ello es menos relevante), escenas de violencia filmadas con tremendo y espectacular pulso, momentos de humor sencillamente hilarantes y unas actuaciones de unos actores en estado de gracia. Mención especial, en mi opinión merecen los trabajos de Christoph Waltz (sencillamente genial, ¿para cuando un Óscar para este tipo?) y de un gigantesco Samuel L. Jackson (¡tremendo!) que no hacen sino engrandecer esta producción.

No sé qué más nos deparará el 2013 cinematográficamente hablando pero de lo que estoy seguro es que mejor no ha podido empezar y que "Django Desencadenado" será una de sus cumbres.

Gracias Quentin. Gracias por no fallar.

 

MEJORES DISCOS INTERNACIONALES DEL 2012

MEJORES DISCOS INTERNACIONALES DEL 2012

Tras varios años de silencio Dioscocobufa vuelve y lo hace con la publicación de sus 20 discos internacionales favoritos del pasado año 2012.

Espero que esta lista pueda servir como referencia para alguien o, simplemente, para que alguno de los lectores del blog descubra algún disco que lo apasione tanto como a mí lo han hecho los títulos publicados en esta lista. ¡A disfrutar!

 

1. Sean Rowe - The Salesman and the Shark

   Enlace para escucharlo: http://www.youtube.com/playlist?list=PLEFD547FC1FFD353B

 2. Dead Can Dance - Anastasis

   Enlace para escucharlo: http://www.deadcandance.com/presaleassets/anastasisplayer.html

3. Chromatics - Kill for Love

    Enlace para escucharlo: https://soundcloud.com/johnnyjewel/chromatics-kill-for-love-album

4. Grimes - Visions

    Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/album/Visions/7099378

5. Tindersticks - The Something Rain

    Enlace para escucharlo: https://soundcloud.com/#constellation-records/sets/the-something-rain

6. The XX - Coexist

    Enlace para escucharlo: http://open.spotify.com/album/2cRMVS71c49Pf5SnIlJX3U

7. Cloud Nothings - Attack on Memory

    Enlace para escucharlo: http://drownedinsound.com/news/4144342

8. Calexico - Algiers

     Enlace para escucharlo: http://www.virgin.com/music/blog/album-stream-calexico--algiers

9. Django Django - Django Django

   Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/album/Django+Django/7502892

10. Bobby Womack - The Bravest Man In The Universe

   Enlace para escucharlo: http://open.spotify.com/album/7tJ3tERlaIjX7ZjcsbHGcc

11. Beach House - Bloom

   Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/album/Bloom/7628457

12. Alt-J - An Awesome Wave

   Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/album/An+Awesome+Wave/7708155

13. Dr. John - Locked Down

   Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/album/Locked+Down/7721281

14. How To Dress Well - Total Loss

  Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/album/TOTAL+LOSS/7937147

15. Citizens! - Here We Are

  Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/artist/Citizens/2217101

16. David Byrne and St. Vincent - Love This Giant

  Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/artist/David+Byrne+and+amp+St+Vincent/2448297

17. Crystal Castles - III

  Enlace para escucharlo: http://prettymuchamazing.com/news/album-stream-crystal-castles-iii

18. Jack White - Blunderbuss

  Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/album/Blunderbuss/7498797

19. The Shins - Port of Morrow

  Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/album/Port+Of+Morrow/7426738

20. M Ward - A Wasteland Companion

  Enlace para escucharlo: http://grooveshark.com/#!/album/A+Wasteland+Companion/7573521

 

Por cierto, a gafapastas y modernillos enterados, les diré que sí, que he escuchado los discos de Flying Lotus y de Swans y que no, que no los he puesto en esta lista porque para mí no están entre los 20 mejores albums del pasado año. ¡Qué le vamos a hacer!

 

Las mejores series de la década.

Las mejores series de la década.

 Quizás el título del artículo sea muy pretencioso, dado que lo que aquí se va a exponer son las treinta mejores series de televisión de esta última década desde mi personalísimo punto de vista. Está claro que habrá quien coincida conmigo y habrá quien discrepe totalmente pero ya saben, los gustos son como los traseros: cada uno tiene el suyo.

Me he decidido a hacer una recopilación de las series que más me han gustado en los últimos tiempos puesto que un servidor se ha dejado seducir por este tipo de formato de narrar historias que ha sufrido una autentica eclosión en cuanto a calidad y a cantidad sencillamente abrumadora a lo largo de estos primeros años de siglo.

Cierto es que esto también nos ha llevado a consumir estos productos de una forma totalmente distinta de como estábamos acostumbrados: ya no dependemos de la tiranía de los canales televisivos (la mayor parte de ellos lamentables en cuanto al tratamiento de estas ficciones catódicas en lo que respecta a programación de las mismas y al insufrible bombardeo publicitario con que mutilan cualquier tensión en su visionado) y ha surgido la posibilidad de adquirir las series por temporadas completas y ,¡lo mejor!, la posibilidad de descargarse vía internet dichas temporadas y visionarlas a nuestro completo antojo, sin cortes publicitarios y en la cantidad que deseemos. ¡Una auténtica gozada!

Para colmo, la calidad de muchas de estas series es extraordinaria (también hay mucha furrufalla, no lo negamos) y, como ya hemos apuntado, la cantidad de éstas en los últimos 10 años ha sido vastísima, enorme si lo comparamos con décadas anteriores. Así a finales de siglo XX aparecían series de referencia muy de vez en cuando, no me puedo olvidar de títulos tan extraordinarios como Doctor en Alaska, Twin Peaks, Friends o Expediente X, pero la producción actual es capaz de desbordar al más pintado (o al más friky, según se mire).

La selección que he realizado se rige por criterios estrictamente personales. Ni tan siquiera pretendo afirmar que estas series ni su orden se correspondan con la calidad de las mismas. Únicamente me he regido por la capacidad de las mismas para asombrarme, divertirme, emocionarme, o "engancharme" a ellas con un ansia de desear más y más de lo que me estaban ofreciendo. Los más puristas se asombrarán de ver creaciones multipremiadas y megalaureadas por la crítica en posiciones poco relevantes (podría ser el caso de Los Soprano o de Mad Men) o incluso fuera de la propia lista (ejemplos de ello serían Breaking Bad, Weeds o The Shield, entre otras, que al realizar esta selección todavía las tengo pendientes de visionado) pero como ya he afirmado los criterios utilizados son sencillamente personales.

Y sin más preámbulos (que no han sido pocos) aquí os dejo mi lista de series favoritas del último decenio:

1. Perdidos (Lost).

2. 24.

3. A dos metros bajo tierra.

4. BattleStar Galactica.

5. House.

6. The Wire.

7. Las Chicas Gilmore.

8.  Dexter.

9. Deadwood.

10. Roma.

11. Los Tudor.

12. Me llamo Earl.

13. The Flight of Conchords (Los Conchords).

14. Los Soprano.

15. Californication.

16. Héroes.

17. Daños y Perjuicios.

18. Fringe.

19. True Blood.

20. Los Informáticos.

21. Mad Men.

22. CSI Las Vegas.

23. Carnivale.

24. South Park.

25. Terminator: Las Crónicas de Sarah Connor.

26. Siete Vidas.

27. Como conocí a vuestra madre.

28. Padre de Familia.

29. Los Simpson.

30. Death Note.

Realizaré ahora algunas reflexiones acerca de la lista y de algunas de las series para que sirvan como motivo de debate.

 Para empezar diré que la elección del número uno (Perdidos) no ha tenido ninguna dificultad para mí. Como hace poco me comentó un amigo "Perdidos no es una serie, es otra cosa". Y así es, Lost juega en otra liga, es el entretenimiento puro y duro llevado a su máxima expresión: misterio, intriga, acción, sorpresa, historias con mil trucos, personajes magníficos y momentos sencillamente memorables que hacen que el espectador se convierta en pobre yonki desesperado por inyectarse un chute tras otro de cada uno de sus capítulos y que desespere en sus terribles síndromes de abstinencia que suponen los parones entre temporada y temporada. No sé que será de nosotros el día que se emita el episodio definitivo de la inminente y final sexta temporada, ya que dudo que haya algún centro de desintoxicación capaz de rehabilitarnos de su desoladora ausencia.

En cuanto a mi segunda elección imagino que será la que desatará mayor polémica entre mis probables lectores. Esta serie contiene algunos de los elementos ideológicos que más aborrezco y sólo es comprensible en un contexto post 11-S de política ultraconservadora dentro del abominable término, acuñado por la administración Bush, "carácter preventivo". Y a pesar de ello 24 es fascinante y sencillamente apabullante. Quizás porque lo que acabo de afirmar ahora mismo no es del todo cierto, ya que algunos no quieren ver en esta serie más que una denuncia de los medios extralimitados del mecanismo antiterrorista estadounidense. Quizás, aunque yo no me lo acabo de creer. Pero lo que es de todo término innegable es que 24 es un prodigio en su formato, su acción trepidante y sus intrigas imposibles te hacen disfrutar de lo lindo. ¿Y eso es todo? Pues no amigos, lo mejor de la serie es la construcción de un personaje de dimensiones míticas que desborda todo lo imaginable: Jack Bauer. Al agente Bauer lo odias con todas tus fuerzas (es un cabrón con mayúsculas, un "hijoputa" y punto), pero al mismo tiempo lo llegas a admirar por su capacidad para afrontar todas las adversidades inimaginables y acabar saliendo victorioso y salvando "al mundo" de todas las amenazas tantas veces como haga falta. Todo es ficción (o no), todo es imposible, a nadie le puede pasar lo que le pasa a Jack Bauer, nadie se lo cree, y sólo hay una cosa cierta en 24, que mola y mola un montón.

Respecto al tercer puesto únicamente puedo decir que nunca hasta que vi A dos metros bajo tierra pensé que se pudiera hacer un producto para la televisión así. Puesto que en esta serie se habla de forma brutal y sin tapujos de la vida, y su sentido si es que lo tiene, y de la muerte, y su sentido si es que lo tiene; pero también se habla del sexo sin censuras, de los sentimientos más importantes y de todo aquello que representa la esencia del ser humano. Ver A dos metros bajo tierra es analizar nuestra existencia y tratar de encontrar el sentido de la misma aunque sea a bofetones por nuestra incompetencia para lograrlo. Enorme.

Después del podio sólo daré unos breves apuntes sobre las demás. De BattleStar Galactica señalar que el que espere una serie de batallas en el espacio y lucha intergalácticas está muy, pero que muy equivocado, aquí se habla de muchísimo más: política, poder, religión, filosofía, relaciones personales, ..., ¡ah! y también hay androides. De House que posee uno de los caboncetes más majetes que nunca se han reflejado en televisión y que mola ver como manipula y despelleja a todo bicho viviente. De Las Chicas Gilmore que su edulcorado diseño no engañe a nadie puesto que en ella se encuentran algunos de los mejores diálogos y algunos de los momentos más deliciosos jamás emitidos en televisión. Y de The Wire indicar que se trata de la más depurada y asombrosa disección de todos los estratos de nuestra corrupta y miserable sociedad occidental en la vivimos.

Destacar también la inigualable calidad de algunos dramas históricos (Deadwood, Los Tudor o Roma); lo entretenido que es ver las peripecias de un psicokiller por hacer justicia a su manera y aparentar "normalidad" (Dexter); que existen varias comedias desternillantes capaces de reflejar situaciones y tipos de lo más absurdo (Me llamo Earl, Los Informáticos o The Flight Of Conchords); que la ficción animada es capaz de reírse de todos los enormes defectos de nuestra sociedad y nosotros con ellos (Los Simpson, South Park o Padre de familia); que Héroes jamás debería haber aparecido en esta lista por su vergonzosa segunda temporada pero que la brillantez y su soberbio espíritu de cómic de superhéroes de la primera le salvan de todo; que personajes contradictorios como Tony Soprano (Los Soprano) hacen que una serie valga su peso en oro; que la sola presencia de la magnífica Siete Vidas como representante patrio es reflejo del acartonado, cutre y repetitivo panorama de las ficciones españolas; y que sí, que Mad Men es muy buena, está muy bien hecha, que Don Draper es el animal más sexy de la televisión, pero que a esta serie le falta brío, energía o yo que sé.

Y después de todas estas reflexiones, opiniones y masturbaciones catódicas me voy a ir despidiendo para dejar paso al aluvión de opiniones que espero suscite el presente artículo.

Próximamente las mejores películas de la década. No os lo perdáis.

 

"Porque la vida puede ser maravillosa". ¡Hasta siempre JUGÓN!"

"Porque la vida puede ser maravillosa". ¡Hasta siempre JUGÓN!"

Han pasado muchos días, muchas semanas y muchos meses desde la última vez que escribí en mi blog. ¿Las causas? Diversas: por un lado mis vacaciones que apenas, ¡gracias a Dios!, me han permitido acercarme al ordenador, por otro mi característica pereza que me impedía escribir nada y, por último, mis propios desvelos personales que me quitaban las ganas  de hacerlo. Pero hoy he decidido reincorporarme a mi actividad en este blog dado que la sacudida emocional que recibí el sábado por la mañana al leer el periódico así me lo demandaba.

Y es que el pasado sábado me desayunaba con la terrible noticia de que Andrés Montes, el gran Andrés Montes había fallecido.

Imagino que la gran mayoría lo empezó a conocer por sus enormes y peculiares retransmisiones de la NBA junto a Daimiel en Canal Plus donde formaban un tandem perfecto: Antoni Daimiel aportaba su enciclopédica sabiduría del universo NBA y Montes ponía lo que mejor sabía hacer, el ESPECTÁCULO.

Es verdad que de narrar la acción deportiva se olvidaba a menudo, también es cierto que se equivocaba una y otra vez y no lo es menos que se repetía hasta la saciedad. Pero eso era lo de menos, porque Montes era un elegido y lo era porque era capaz de transmitir pasión, emoción y diversión ante cualquier encuentro (sobre todo baloncestístico). Pero Montes era sobre todo grande porque era un showman capaz de convertir, mediante ese extravagante personaje que él había creado (ya que lo que hacía en sus retransmisiones no era más que representar un personaje fabuloso) cualquier aburridísimo partido en un enorme espectáculo. Daba igual que se enfrentasen los dos peores equipos de cualquier conferencia, era lo mismo que el encuentro careciera de todo interés puesto que el showman Montes transformaba todo aquello en espectáculo y diversión a raudales. Sus disparatados motes, sus impactantes expresiones y sus chascarrillos y numerosas anécdotas lo llenaban todo y lo convertían todo en algo distinto, diferente y mejor.

Un servidor tuvo la suerte de descubrir Montes en sus inicios en aquella mítica cadena de radio de finales de los 80 que fue Antena 3 Radio de la mano de José María García, el cual tenía defectos a raudales pero lo que sí sabía era rodearse de los mejores profesionales para que la radio deportiva fuera espectáculo puro (todavía recuerdo sus magníficas retransmisiones de ciclismo con la voz de Javier Ares al frente que me hicieron un apasionado de ese deporte). Y allí estaba Andrés Montes en compañía de Siro López transmitiendo la magia y el espectáculo del baloncesto a través de las ondas y allí estaba yo, adolescente entusiasmado, al otro lado del receptor viviendo el basket, disfrutando del espectáculo y soñando con canastas imposibles.

Tras su paso por Canal Plus, después de 10 años de retransmisiones históricas de la NBA, fichó en el 2006 por La Sexta y se hizo cargo del "jurgol" y de los distintos campeonatos que la Selección Española de Baloncesto iba disputando (y curiosamente ganando majestuosamente con el run run de la voz de Andrés Montes de fondo). Con el "jurgol" pasó lo que tenía que pasar, el aficionado jurgolero medio lo detestó, gentes de miras cortas acostumbrados a lo convencional y a la monotonía extrema de un deporte aborregador no entendían nada y despreciaban y crucificaban a aquel "fantoche" de verborrea ininteligible. Pero eso a Montes le dio igual, ni por un momento se le pasó por la cabeza cambiar y allí se mantuvo sacando adelante lo más importante para él, el espectáculo.

Dentro de la tragedia, debemos dar gracias a que su última retransmisión fuese la de un partido de baloncesto (el deporte que él amaba y para el que él había nacido) y, por cierto, ¡qué partido!, ni más ni menos que la gloriosa encumbración de la Selección Española de Baloncesto en el Eurobasket por primera vez en su historia.

Este fin de semana de octubre se ha ido uno de los grandes, maldito mes este de octubre, que ya se llevó hace un par de años a otro de mis héroes, en este caso radiofónicos, como era el incomparable Juan Antonio Cebrián creador de la maravillosa Rosa de los Vientos.

Escribo estas líneas como homenaje a un hombre, a una voz que me divirtió y me emocionó a partes iguales, y también como medio de desahogo para tratar de sobrellevar la sensación de vacío que padezco desde este pasado sábado.

Como él muy bien decía: "Porque la vida puede ser maravillosa". Yo le digo, ¡Hasta siempre JUGÓN!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Apología del ciclismo.

Apología del ciclismo.

¡Hola a todos de nuevo!

Efectivamente, después de casi dos meses sin ninguna aparición por estos lares vuelvo y no se me ocurre otra cosa que escribir un artículo a modo de loa sobre el otro deporte (junto al baloncesto) que me apasiona: el ciclismo.

Imagino que a muchos de vosotros sólo el título ya os habrá producido pereza en el mejor de los casos y picores de urticaria en la mayoría. ¿Pero es que todavía hay gente a la que le gusta eso de los tipos corriendo kilómetros y kilómetros sobre una bicicleta? Pues aunque somos una especie en evidente peligro de extinción todavía quedamos unos cuantos apasionados de este deporte.

En pocos días, concretamente este próximo sábado 4 de julio, comienza una nueva edición del Tour de Francia, la que es, sin duda, la prueba más importante del calendario ciclista. "¡Ah! ¿Pero es qué existen más pruebas ciclistas?", imagino que os preguntareis más de uno. Pues sí, hay más ciclismo a lo largo del año aparte del Tour. El problema es que los medios de comunicación sólo hablan de este deporte durante el mes de julio dado que no tienen otra cosa de que hablar durante este mes de terribe ausencia "jurgolera". Aun así, el espacio en prensa dedicado al ciclismo sigue siendo absolutamente secundario y siempre por detrás de noticias de gran embergadura como el pedo que se ha tirado hoy Cristiano Ronaldo o la borrachera que se pilló el día anterior la señora de las taquillas del Nou Camp. Pero bueno, dado el nivel de ninguneo que sufre este deporte, bienvenido sea que durante 21 días de julio se hable casi sin querer del mismo.

Otra cosa es la calidad de los comentarios y el tratamiento vergonzoso que se da del ciclismo en los medios de prensa. Normalmente no se dice ni media palabra de un deporte que un día fue el segundo o tercero con más audiencia de este país y que a día de hoy se intenta ocultar y hacer de menos de forma continuada. Así por ejemplo, ¿cuántos de vosotros sabéis que este año Luis León Sánchez ganó la París-Niza a un tal Alberto Contador en una edición épica de esta carrera llena de escapadas gloriosas, desfallecimientos épicos y de lucha continua? ¿Sabíais que Alberto Contador ganó con solvencia la Vuelta al País Vasco? ¿Os habéis enterado que Alejandro Valverde ha ganado en prácticamente un mes la Volta a Catalunya y la Dauphine Liberè? ¿Alguien ha tenido noticia de que un "chavalillo" llamado Carlos Sastre ganó la etapa reina del Giro de Italia? ¿Se ha publicado en agún sitio que el pasado fin de semana se disputaron los Campeonatos de España y que Contador se adjudicó la prueba de contrareloj y Rubén Plaza la prueba en ruta? Lamentablemente imagino que la mayoría de vosotros no os habíais enterado de todo esto, y que conste que sólo he hablado de los logros de los ciclistas más cercanos, los nacionales. Puesto que, si os pregunto por el ganador de la París - Roubaix o del Giro de Italia de esta emporada, probablemente las dos carreras disputadas más importantes de la temporada hasta la fecha, tendreis tanta idea como un servidor de Física Cuántica.

De todas formas no os sintais del todo mal por ello, ya que la culpa no es únicamente vuestra. La prensa decidió que en esta país la gente tenía que seguir las "amotos", los cochecicos y el tenis y la gente eso hizo. Ya, ya, ..., seguro que más de uno que ahora lee esto piensa: "¡Qué va, para nada! El ciclismo se dejó de seguir porque los ciclistas son todos unos tramposos y unos drogadictos. Además desde que se retiró el Irundaín ése ya no ganamos nada, no hay una figura que arrastre a las masas."

A todas esas personas les diré que efectivamente algunos ciclistas han sido pillados utilizando dopping, pero a diferencia de la mayoría de los deportistas, que apenas pasan controles, estos han sido castigados. Os recuerdo que los pocos futbolistas que han sido descubiertos dopados o bien directamente no han cumplido sanción alguna, o si la han cumplido ha sido ridícula además de ser presentados como pobres víctimas de no sé qué o quién. Por si alguien no lo recuerda el fantástico, maravilloso y fabuloso actual entrenador del F. C. Barcelona fue pillado con el carrito del helado en su etapa como jugador en Italia, pero claro, pobrecillo, lo engañaron, él no sabía, ...; en cambio si a un ciclista se le detecta un caso de dopaje es porque se trata de un delincuente peligrosísimo, un terrorista internacional a la altura de Bin Laden y un mal ejemplo para nuestros hijos que no pueden ver a gentuza drogadicta y abyecta intentando engañar a todo el mundo.

Por cierto, seguro que a los pilotos de "amotos" y cochecicos no los pillan nunca dopados dado que, por si alguien no se había enterado todavía, en esos supuestos deportes no ganan los más rápidos, ni los mejores esrategas, ni tan siquiera los menos tontos, sino que ganan los que tienen más pasta para tener un mejor vehículo y punto, con lo cual da exactamente igual si estos "superhéroes" del asfalto van dopados o con una melopea del 15.

En cuanto a lo de que en el ciclismo no hay un número uno que arrastre a los aficionados debo decir que, mira tú por donde, estoy de acuerdo. Ya que efectivamente no hay un sólo campeón sino que en España tenemos unos cuantos y somos la envidia del ciclismo internacional. Así, y sin repetir los logros que nuestros ciclistas han obtenido esta temporada, me remito a lo sucedido en la pasada campaña: un tal Alberto Cantador gana en un sólo año el Giro y la Vuelta (casualmente la temporada anterior conquistó el Tour) amén de haber logrado victorias como Vuelta al País Vasco, Vuelta a Castilla y León, ...; Carlos Sastre logra brillantemente el Tour de Francia (por cierto, las tres últimas ediciones de la ronda gala han sido para corredores españoles); el asturiano Samuel Sánchez consigue la medalla de oro en los Juego Olímpicos de Pekín; Oscar Freire, Juan Antonio Flecha y Alejandro Valverde dominan con autoridad en las pruebas clásicas de la Copa del Mundo; el propio Alejandro Valverde se adjudica la Dâuphine Liberè del 2008. Pero imagino que todo esto no tiene ningún mérito, que son tonterías al lado de las gloriosas hazañas llevadas a cabo por nuestros héroes del motor, por poner un ejemplo, que el año pasado consiguieron ..., esto..., ¿cómo se llamaba eso que ganó el fulano ese? ..., ¡Ya lo tengo! NADA, no ganaron NADA  en absoluto. Pero ¡qué mas da! El ciclismo es un deporte de drogadictos y mentirosos del tres al cuarto que no saben lo que es sufrir para ganarse la gloria deportiva. Que aprendan de esforzados deportistas como nuestros idolatrados "jurgolistas", que esos sí que se lo curran, no como esos delincuentes de la bicicleta.

¡En fin! Que conforme más lo pienso más me enciendo ...

Pero bueno, que el objetivo de escribir sobre el ciclismo no era otro que el de tratar de haceros partícipes de mi pasión por este magnífico deporte. Así que nada, apovechad este próximo Tour para engancharos a los sprints masivos, a las caidas por tratar de coger una mejor posición, a las galopadas en solitario de gregarios casi anónimos contra la voracidad de un gran pelotón, a la precisión, la fuerza y la técnica de los contrarelojistas, a las tácticas de los directores deportivos, al majestuoso espectáculo de los escaladores demarrando como flechas tratando de ganar tiempo a sus rivales, a la emoción de un griterío ensordecedor provocado por un gentío que abré un estrecho pasillo en las rampas de cualquier coloso alpino para que pasen sus esforzados hérores cubiertos de sudor, de dolor y de hambre de gloria, a ver como un tipo magullado, ensangrentado y que apenas puede coger un manillar se pone en pie, coge su bicicleta, se monta sobre ella y se dispone a cruzar la línea de meta porque sabe que el deber de un ciclista es no desfallecer y cruzar esa línea jornada tras jornada, haga un frío que hiele los pensamientos, diluvie hasta empapar los huesos, o sean apalastados por un sol inclemente y justiciero que los lleve hasta el delirio. Disfrutad del ciclismo, merece la pena, de verdad.

O bueno, si no lo haceis siempre os quedará el "jurgol", las "amotos", los cochecicos y el tenis. Vosotros mismos ...

Watchmen: una obra maestra, imperfecta.

Watchmen: una obra maestra, imperfecta.

Suena poderosa el “The Times They Are A-Changin” de Bob Dylan y nos sumergimos en un universo grandioso.

Así es, ni más ni menos, como comienza Watchmen la última película de Zack Snyder (el mismo que adaptó a la gran pantalla 300, el magnífico cómic de Frank Miller). Bueno, con esa poderosa canción del señor Dylan y con unos títulos de crédito iniciales que son un auténtica joya (los mejores que he visto en mi vida: sólo por ellos ya merece la pena pagar una entrada de cine, ¡y mira que ahora están caras!). Toda la película es un espectáculo fabuloso, pero lo de los títulos de crédito iniciales es un auténtico prodigio.

Para los que lo descocozcan, apuntaré que la película es una adaptación de otro cómic (del que se ha llegado a decir que es el mejor de la historia del 9º Arte): Watchmen: Los Vigilantes del, probablemente, mejor guionista de cómics de todos los tiempos (con permiso del anteriormente citado Miller) Alan Moore y del dibujante Dave Gibbons. Otras obras geniales de Moore son From Hell o V de Vendetta, ambas llevadas también al cine con desigual fortuna.

La película, como apunto en el título del artículo, es una obra maestra, aunque imperfecta, lo cual, en mi opinión, no la desmerece en absoluto. Y me explico.

Watchmen es grandiosa, dibuja a unos personajes de forma magistral, presentando a una serie de personas derrotadas y abrumadas por su pasado y que contemplan impotentes y pasivos como todo a su alrededor se desmorona. Son sujetos llenos de conflictos que tienen graves problemas para adaptarse a una situación que les supera. Cada uno trata de llevar esas situaciones como mejor sabe y puede. Todo este planteamiento ya aparecía en la obra gráfica y ahí es precisamente donde la película obtiene uno de sus grandes triunfos: lo logra plasmar a la perfección, lo cual no era tarea fácil, ni mucho menos.

En el apartado técnico esta obra cinematográfica es un nuevo prodigio. Es un espectáculo visual de fastuosas dimensiones, un trabajo estético depuradísimo y todo ello aderezado con unos efectos especiales que aparecen en su justa medida, o lo que es lo mismo, que no son el fondo de la obra (como sucede en la mayoría de los filmes de este género) sino un perfecto complemento de la historia que se nos está contando.

¡Y qué historia, señores! Cierto que ahí casi todo el mérito radica en el guionista del cómic (Mr. Moore),pero no es menos cierto que los guionistas de la película y el propio director han tenido el enorme acierto de reflejarla estupendamente logrando que el espectador se sumerja en una narración que destila belleza, tristeza y pesimismo por doquier respecto a la naturaleza humana.

Como digo, la película es magnífica pero también tiene sus errores (algo, desde mi punto de vista, perdonable ante tal acumulación de aciertos). El film peca de un desenlace un tanto embarullado y poco ágil que contrasta con la solvencia del resto. Personalmente se me hizo un poco larga aunque probablemente no se deba tanto a la extensión, dura 2 horas y media, que creo que es lo mínimo para plasmar toda la complejidad que encierra el cómic. El problema, en mi opinión, radica en que Snyder cierra la historia con demasiada precipitación (se rumorea que pretendía una obra de más duración pero que los productores no se lo permitieron) y seguramente con más tiempo y menos prisas hubiese conseguido mejores resultados. De todas formas, como ya he dicho, son pecados veniales ante semjante cúmulo de virtudes que presenta esta obra.

Por cierto, en principio y viendo algún trailer, alguien podría pensar que se trata de otra película de superhéroes, aunque que nadie  espere mamporros sin sentido y una historia plana y vacía. Esto es complejo, denso y con unos personajes con un trasfondo psicológico de enorme profundidad. Evidentemente también encontramos escenas de acción (algunas ultraviolentas) técnicamente perfectas y que sazonan un soberbio espectáculo.

De modo que ya lo sabéis, Watchmen es una película enorme que complacerá a los amantes del cómic (lo hayan leido o no) y a aquellos que no lo son.

Lo último de The Drones, Havilah: un buen disco de rock.

Lo último de The Drones, Havilah: un buen disco de rock.

Efectivamente The Drones, grupo austaliano para aquellos que no lo conozcan, tiene nuevo disco, Havilah es su título.

Se trata de un muy buen disco de rock. Con un sonido oscuro que por momentos nos puede recordar a su compatriota Nick Cave y a su fabulosa banda The Bad Seeds. Cierto es que parece que en este 2009 The Drones han suavizado sus melodías con respecto a la rabia que destilaba su anterior Gala Mill (2006) lo cual no quiere decir que se hayan domesticado ya que, por momentos, resultan tan demoledores como siempre, ahí está The minotaur, su segundo corte como ejemplo. Pero es cierto que ahora gustan más de medios tiempos y de demostrar su dominio de guitarras, bajos e incluso pianos crecientes en intensidad sobre sonidos más pausados.

En definitiva, estamos ante un muy buen disco de rock de un grupo que no me importaría nada ver en directo ya que apuntan muy buenas maneras. Os lo recomiendo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Vicky, Cristina, Barcelona: Woody Allen pierde el norte.

Vicky, Cristina, Barcelona: Woody Allen pierde el norte.

Pues nada chicos, que aquí está mi primer artículo y se lo voy a dedicar a uno de mis directores favoritos, el gran Woody Allen.

Allen siempre me ha parecido un director más que interesante, capaz de hacer algunas de las comedias más desternillantes e inteligentes que he visto en mi vida y algunos de los dramas más profundos y conmovedores. Si a esto le sumamos su capaciad para firmar algunos de los diálogos más geniales de la historia del cine nos encontramos con lo dicho anteriormente: un gran director.

Cierto que dada su desmesurada y prolífica filmografía ha tenido altibajos y algunas de sus obras no pasaban de meros entretenimientos. Pero bueno, Woody siempre había sido disfrutable. Y digo había sido puesto que el otro día vi su última producción Vicky, Cristina, Barcelona.

¿Pero en qué demonios estaba pensando, señor Allen? Esta película no hay por donde cogerla. Es aburrida hasta la desesperación, la historia produce hastío hasta el bostezo más profundo, y los actores dan auténtica lástima y, en ocasiones, provocan la hilaridad por puro despropósito. ¿Pero alguien se cree a ese Bardem como pintor bohemio (bohemio por los cojones, porque el pavo hasta tiene un avión privado) y genial? ¿Y qué podemos decir de la patética y, gracias a Dios, exigua aparición de nuestra oscarizada Pe? Pero si hasta el nombre de su personaje nos mueve a la carcajada por recordarnos a un culebrón colombiano (Mr. Allen, ya sé que ha rodado en Barcelona y Asturias, pero ¿sabe dónde está España?). Sencillamente lamentable.

No sé, tengo impresión que la Generalitat de Catalunya y el Gobierno de Asturias le han dado una pasta gansa al señor Allen por rodar cualquier cosa (para mí que el guión de esta peli lo escribió en 10 minutos antes de ensayar con su banda de jazz) de forma que le ha quedado un panfleto turístico,bastante cutre por cierto, en lugar de lo que debería haber sido: una película.

Siento mucho hablar así de alguien a quien admiro por su trayectoria, pero lo cierto es que aquí ha metido la pata hasta el fondo. Esperemos que remonte el vuelo en la próxima, yo todavía confío en él.

Por último me quería guardar la posibilidad de lanzar una inocente pregunta al aire: ¿Los Oscars son un premio artístico o un puto negocio? Lo de Penélope Cruz en esta película no tiene nombre.

Bienvenidos a DIOSCOCOBUFA

Bienvenidos a DIOSCOCOBUFA

¡Hola a todos!

Os quiero dar la bienvenida a este espacio donde pretendo dejar constancia de los más diversos temas: consideraciones propias acerca de asuntos de actualidad (o antigüedad), reseñas desde mi punto de vista de discos, pelis, series o libros, opiniones acerca de mis deportes favoritos (baloncesto y ciclismo), ideas sobre mi vida y mis avatares personales y cualquier otra cosa que se me ocurra y me apetezca plasmar aquí.

Como la mayoría de los que me visitéis seréis amigos quiero pensar que, aunque sólo sea un poco, algo de lo aquí tratado os puede llegar a interesar, aunque sea un poquito. De modo que os invito a que dejéis vuestras opiniones y comentarios sobre todo aquello que os plazca.

Así que nada, que disfrutéis de la vida y que ya nos iremos viendo por aquí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres