Blogia
DIOSCOCOBUFA

THE FOLLOWING: MEJOR NO SEGUIRLA.

THE FOLLOWING: MEJOR NO SEGUIRLA.

Hace unos meses tuve noticias sobre la existencia de esta serie y sus ingredientes me llamaron la atención: un psicokiller obsesionado con la obra de Edgar Allan Poe, un exagente del FBI lleno de conflictos, una huida, una persecución, un actor llegado de la gran pantalla y con renombre,... Bueno, en principio no pintaba mal la cosa. De hecho en cuanto pude me vi el primer capítulo y debo decir que sin ser una obra maestra me pareció digno y, cuando menos entretenido.

Al poco tiempo coincidí con un amigo al que respeto bastante respecto a sus gustos como seriéfilo y que me preguntó que qué estaba viendo últimamente y le comenté que me había visto el piloto de The Following. "¡Buf! Sólo he visto uno más que tú pero me ha parecido muy flojilla. Esa serie apesta", fueron sus palabras. Me dejó un poco perplejo porque como os digo ese primer capítulo no es que me hubiese disgustado. ¡Craso error el mío! Mi amigo tiene buen olfato.

Rápidamente pude comprobar que lo que en el piloto me pareció entretenido al poco se había convertido en monótono, lo interesante que me había parecido inicialmente la historia en pocos capítulos se fue tornando en absolutamente insustancial. Una auténtica lástima, pero eso es lo que me fue pasando con el paso de los capítulos de The Following. Los guiones comenzaron a ser terriblemente previsibles, el retrato del psicokiller, algo que podría ser de lo más jugoso, derivó en una zafia y penosa caricatura de un asesino de pacotilla y, lo peor, la figura del agente del FBI atormentado interpretado por Kevin Bacon, un actor al que admiro, es sencillamente patética, dado que, más que empatizar con su supuesto sufrimiento por esa especie de tortura psicológica a la que se supone que le somete el villano, acaba provocando más risa que otra cosa. La verdad es que es un tanto sonrojante ver a un actor de semejante talla poniendo esos morritos y esos ojillos de actor de teatro de colegio de primaria. Y hablando de malas interpretaciones no nos podemos olvidar de las que realizan los abundantísimos secundarios de la serie: un horror detrás de otro.

Todo lo que va a suceder en The Following se ve venir a cientos de leguas, su argumento es endeble a más no poder y todo ello no hace más que provocar el aburrimiento supino en el espectador, cosa que no puede ser peor en una serie cuyo propósito es el puro entretenimiento a través de la intriga, la tensión y la acción (la mayoría de las escenas de acción casi me recuerdan a las pelis de Terence Hill y Bud Spencer, sólo que aquellas me hacían reir y estas..., bueno estas también pero de lo malas que son).

Mención aparte merece el tratamiento chusco y superficial que recibe y con que se usa el supuesto marco "intelectual" en el que se inspira el asesino para cometer sus terribles crímenes. ¡Pobre Edgar Allan Poe! Si levantase la cabeza la volvería a hundir lo antes posible para no seguir viendo como una obra tan elevada como la suya la han acabado convirtiendo en algo tan tontorrón y simplón como han hecho los guionistas de esta serie.

En definitiva, que si alguno de vosotros estáis interesados en seguir la nueva serie que estos días estrena en abierto La Sexta mi consejo es que no perdáis el tiempo con ella. Yo ya lo hice y con que uno lo haya hecho creo que es más que suficiente.

Por cierto, si por el contrario os apetece ver algo interesante en formato de serie relacionado con el mundo de los asesinos en serie os diría que le echaseis un vistazo a Hannibal  que es diametralmente opuesta a The Following, pero de ella ya os hablaré otro día.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres