Blogia
DIOSCOCOBUFA

"Porque la vida puede ser maravillosa". ¡Hasta siempre JUGÓN!"

"Porque la vida puede ser maravillosa". ¡Hasta siempre JUGÓN!"

Han pasado muchos días, muchas semanas y muchos meses desde la última vez que escribí en mi blog. ¿Las causas? Diversas: por un lado mis vacaciones que apenas, ¡gracias a Dios!, me han permitido acercarme al ordenador, por otro mi característica pereza que me impedía escribir nada y, por último, mis propios desvelos personales que me quitaban las ganas  de hacerlo. Pero hoy he decidido reincorporarme a mi actividad en este blog dado que la sacudida emocional que recibí el sábado por la mañana al leer el periódico así me lo demandaba.

Y es que el pasado sábado me desayunaba con la terrible noticia de que Andrés Montes, el gran Andrés Montes había fallecido.

Imagino que la gran mayoría lo empezó a conocer por sus enormes y peculiares retransmisiones de la NBA junto a Daimiel en Canal Plus donde formaban un tandem perfecto: Antoni Daimiel aportaba su enciclopédica sabiduría del universo NBA y Montes ponía lo que mejor sabía hacer, el ESPECTÁCULO.

Es verdad que de narrar la acción deportiva se olvidaba a menudo, también es cierto que se equivocaba una y otra vez y no lo es menos que se repetía hasta la saciedad. Pero eso era lo de menos, porque Montes era un elegido y lo era porque era capaz de transmitir pasión, emoción y diversión ante cualquier encuentro (sobre todo baloncestístico). Pero Montes era sobre todo grande porque era un showman capaz de convertir, mediante ese extravagante personaje que él había creado (ya que lo que hacía en sus retransmisiones no era más que representar un personaje fabuloso) cualquier aburridísimo partido en un enorme espectáculo. Daba igual que se enfrentasen los dos peores equipos de cualquier conferencia, era lo mismo que el encuentro careciera de todo interés puesto que el showman Montes transformaba todo aquello en espectáculo y diversión a raudales. Sus disparatados motes, sus impactantes expresiones y sus chascarrillos y numerosas anécdotas lo llenaban todo y lo convertían todo en algo distinto, diferente y mejor.

Un servidor tuvo la suerte de descubrir Montes en sus inicios en aquella mítica cadena de radio de finales de los 80 que fue Antena 3 Radio de la mano de José María García, el cual tenía defectos a raudales pero lo que sí sabía era rodearse de los mejores profesionales para que la radio deportiva fuera espectáculo puro (todavía recuerdo sus magníficas retransmisiones de ciclismo con la voz de Javier Ares al frente que me hicieron un apasionado de ese deporte). Y allí estaba Andrés Montes en compañía de Siro López transmitiendo la magia y el espectáculo del baloncesto a través de las ondas y allí estaba yo, adolescente entusiasmado, al otro lado del receptor viviendo el basket, disfrutando del espectáculo y soñando con canastas imposibles.

Tras su paso por Canal Plus, después de 10 años de retransmisiones históricas de la NBA, fichó en el 2006 por La Sexta y se hizo cargo del "jurgol" y de los distintos campeonatos que la Selección Española de Baloncesto iba disputando (y curiosamente ganando majestuosamente con el run run de la voz de Andrés Montes de fondo). Con el "jurgol" pasó lo que tenía que pasar, el aficionado jurgolero medio lo detestó, gentes de miras cortas acostumbrados a lo convencional y a la monotonía extrema de un deporte aborregador no entendían nada y despreciaban y crucificaban a aquel "fantoche" de verborrea ininteligible. Pero eso a Montes le dio igual, ni por un momento se le pasó por la cabeza cambiar y allí se mantuvo sacando adelante lo más importante para él, el espectáculo.

Dentro de la tragedia, debemos dar gracias a que su última retransmisión fuese la de un partido de baloncesto (el deporte que él amaba y para el que él había nacido) y, por cierto, ¡qué partido!, ni más ni menos que la gloriosa encumbración de la Selección Española de Baloncesto en el Eurobasket por primera vez en su historia.

Este fin de semana de octubre se ha ido uno de los grandes, maldito mes este de octubre, que ya se llevó hace un par de años a otro de mis héroes, en este caso radiofónicos, como era el incomparable Juan Antonio Cebrián creador de la maravillosa Rosa de los Vientos.

Escribo estas líneas como homenaje a un hombre, a una voz que me divirtió y me emocionó a partes iguales, y también como medio de desahogo para tratar de sobrellevar la sensación de vacío que padezco desde este pasado sábado.

Como él muy bien decía: "Porque la vida puede ser maravillosa". Yo le digo, ¡Hasta siempre JUGÓN!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Bombona -

¡COCHO! Despierta, que este blog se mueve menos que Michael Jackson en su próximo cumpleaños.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

RIFLE -

Impresionantes comentarios, tanto de David como de Alberto. Lo cierto es que mis inicios en ésto de escuchar básket fue con Siro López y Andrés Montes. Qué recuerdos... y eso que éramos críos... Tiempos de la supercanasta colacao, de José María García como líder indiscutible de todo desde A3 Radio.

Por suerte nunca lo olvidaremos. Yo, por ejemplo, tengo grabados en vídeo VHS muchos partidos narrados por él, todos los All-Star Nba desde 1991 con Magic, Jordan, Worthy, etc., y por supuesto con internet todo lo último de lo último.

Nunca te olvidaremos. Aunque los de la Secta parece ser que ya no se acuerdan de tí... Desagradecidos.

Bombona -

Yo también empecé a oir a andrés Montes en Antena3 Radio. Recuerdo que los jugadores de Estudiantes (creo que era su equipo favorito, al igual que sé que era, como yo, del Atleti) tenían cada uno su apodo sacado por él: Pedro "Picapiedra" Rodríguez, Charly "Salta"Montes, "Oso" Pinone, ...
En cuanto a la NBA, tampoco se escapaba mucho de lo que empezamos a vislumbrar tras "Faith" de George Michael, en "Cerca de las estrellas", con aquel piradísimo Ramón Trecet, que entre "¡Ding-dong!" y otras chorradas, nos contaba sus compras de música New Age por el Soho de Nueva York, o cómo se arreglaba el motor de una camioneta en Indiana. Siempre recordaré la alegoría de Peter Pan el día que mi Penya ganó la Euroliga "Volarás, volarás, volarás!" acabó la retransisión.
Digamos que Andrés era la versión corregida y aumentada, recreándose en su propio mundo de apelativos tipo "Fontanería, calefación y jardinería 24 horas", o "Gepetto Brothers", el archiconocido "¡Ratatatatata!" que más tarde evolucionó para mí en "y Rudy cogió su fusil. En la ACB el "chico más listos de la clase", en fútbol "tiburón" defensivo, cancioncillas: "this is entertainment", codazos a Salinas, a Kiko, a Itu, a Epi (¡que te duermes!) con gritos de ¡Aaiiiivah!
Universo Montes.
No te vamos a olvidar. Prometido hacer real el cartel que he creado en fotomontajeen el blog para la próxima Gira Eñemanía.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres